The Wrestler: Ram Jam a la vida

La lucha libre más que un deporte se ha convertido un espectáculo. Bueno, casi siempre ha sido un espectáculo. ¿Pero estos guerreros son solo eso?. En parte si. Darren Aronofsky  y Mickey Rourke no llevan a un “tour de force” en uno de los practicantes de esta dolorosa profesión. “The Wrestler” es así: una humana visión a personas que tratan de no ser humanos.

Randy “The Ram” Robison es un luchador que esta venido a menos. “The Ram” era uno de los “tops” en la lucha libre de los ochentas, pero nada dura para siempre. El hoy de Randy es completamente distinto. Trabaja en una carnicería, vive en una casa rodante y no lucha profesional. Bueno, no profesionalmente, pero si en ligas semipro de su ciudad.

La vida después de la gloria, le ha resultado particularmente dolorosa. Y al parecer Randy lucha por recordar viejas glorias pasadas. Frecuenta bares stripers, donde habla frecuentemente con Cassidy que mas parece su consejera. Tiene una hija, la cual no le habla por que la abandono durante toda su crianza.

Pero todo esto parece que se queda fuera de ring. En cuanto “The Ram” entra a peleas la gente lo ovaciona y alaba. Randy se siente el rey del mundo cuando esta en el ring. Aquí es donde llega la gran oportunidad para hacer volver  la gloria. Le ofrecen  un re-match frente a su clásico enemigo, el Ayatollah. Randy acepta encantado.

Pero todo cambia tras una pelea “hardcore”. El corazón de Randy no da más y colapsa. Los doctores le dicen, después de hacerle un bypass, que su corazón no soportara el ritmo de vida que lleva: ni los esteroides que usa ni las luchas.

Asi Randy comienza a evaluar que es realmente importante: su vida fuera o dentro del ring.

La verdad es que la película es casi un monumento a la profesión de luchador. El ambiente amateur esta muy bien logrado y tras camarines se siente el deporte.

Pero lo que quizás sea mas meritorio es el trabajo de Mickey Rourke haciendo de Randy. Nadie mas pudo haberlo hecho como lo hizo el. No solo por el físico (que ayuda a la caracterización), si no que “The Wrestler” es Rourke. Después de su éxito en los ochentas, el actor desapareció del ambiente cinéfilo y se convirtió en boxeador con poco éxito y muchos golpes en la cara.

Las coincidencias entre la vida de “The Ram” y Rourke son demasiadas y se diría que el papel fue hecho para el, así como el guión de la película. El actor sostiene toda la película con su interpretación y realmente se puede ver a un hombre rudo por fuera, pero roto por dentro.

A Darren Aronofsky  no hay que hacer mucha introducción. Sus trabajos desde PI, hasta la “Fuente de la Vida” son sólidos y muy bien logrados. Pocos directores tiene una carrera tan sólida (quizás Paul Tomas Anderson o Wes Anderson) y “The Wrestler” no es una excepción a la regla. La película más parece un bio documental que un drama. El manejo de la cámara, la música (de Clint Mansell, habitual compositor de Aronofsky), las locaciones y las mismas actuaciones hacen un conjunto hermoso.

La próxima vez que alguien los trate de infantiles u quizás inmaduros por ver la lucha libre, díganles que vean “The Wrestler”. O mejor, no les digan nada. Pónganle el hombro a la vida nomás. Como Randy. Como Rourke. Como un luchador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s