Inglorius Basterds: la obra maestra bastarda

neoreview

Matar nazis siempre ha sido una actividad “entrete”. No por nada existen tantos juegos de la segunda guerra mundial. O tantas películas. O libros. Matar nazis debería ser deporte mundial. Con esto en mente, parece ser que es la perfecta escusa para ver a un desatado Quentin Tarantino, siendo lo más brutal posible contra esta plaga que aun aqueja a la humanidad. Algo así es “Inglorius Basterds”, Tarantino desatado.

En la Francia ocupada…

La trama parte en 1941, en donde la Alemania nazi tiene ocupada Francia. Aquí, el oficial Hans Landa es el encargado de desalojar y “reasignar” a todos los judíos presentes en la región. Landa es muy bueno en su trabajo y no por nada le dicen el “cazador de judíos”. En una de sus tantas pesquisas, el oficial ordena en asesinato de una familia judía que se escondía en una campiña francesa. La única sobreviviente es Shoshana Dreyfus, la cual sale corriendo despavorida, y a la cual, Hans le dedica un burlón “au revoir”.

Tres años después, el teniente primero Aldo Raine, conocido como “Aldo el Apache”, recluta a ocho judíos americanos. Su misión: ser crueles con los nazis. No solo matarlos, si no ser crueles, para que así, los nazis caigan ante el miedo hacia la unidad. Prácticamente, la unidad esta compuesta por ocho locos (cada uno a su manera) y de donde se destacan Donny Donowitz (el oso judío) que porta siempre un bate de baseball para aplastar cráneos enemigos (esto dice mucho de su estado mental) o Hugo Stiglitz, un alemán renegado, que es famoso entre los nazis por haber asesinado (de manera brutal) a 13 oficiales de la Gestapo. Estos ocho locos, son llamados “los bastardos” por los nazis (paradójico, viniendo de ellos).

Bridget von Hammersmark, es una espía doble que se hace pasar por estrella de películas alemanas. Bridget se contacta con “los bastardos” de Aldo por que se les aparece una oportunidad única: al parecer, la propaganda nazi prepara el estreno de la película “el orgullo de la nación”, donde van a asistir los oficiales de mas alto rango de régimen nazi. La oportunidad perfecta para que el apache y compañía, acaben de una vez con la guerra. Además, como una especie de bonus, a la premiere asistirá el mismo Adolf Hitler, lo que excita más los ánimos entre los bastardos.

¿Qué donde va ser el estreno del “orgullo de la nación”? pues en un pequeño cine francés, donde la dueña no es nada menos que Shoshana Dreyfus, la cual ve en este evento, una oportunidad para vengarse de los hombres que le arruinaron la vida.

Así es como esta historia paralelas se unen al final, dando uno de los finales mas inesperados y crueles, llenando la marquesina del cine con sangre y carcajadas.

Quentin desatado

Tarantino, aparte de ser guionista y director de cine, es también, un empedernido cinéfilo. No en vano, su primer trabajo fue en un video club. Este rasgo siempre se dejado ver en sus películas, donde los diálogos tipo “western” abundan. Esto no es diferente en “Inglorius Basterds”. De hecho, el guión está basado en el filme de Enzo G. Castellari de 1978 llamado “Quel maledetto treno blindato” (Conocida por su título en inglés Inglourious Bastards), pero no es un remake del mismo, ya que en el original, la misión consiste en asaltar un tren nazi, para robar una pieza de misiles. Tarantino tomo el guión original y lo recreo de manera, en que según el mismo Tarantino, es una película de un montón de tipos en una misión, un tipo de cosa como Dirty Dozen o El desafío de las Águilas o Los cañones de Navarone. La primicia comenzó como una película del oeste y evolucionó luego a una versión de la Segunda Guerra Mundial tan particular.

Sin duda, “Inglorius Basterds” este llena de elementos y homenajes al cine que le gusta a Tarantino. Hay mucho dialogo, muy estilizado (destaco las conversaciones de Hans Landa) pero también acción muy viceral y realista. Es una mezcla, con dosificaciones precisas, que hacen que la película se pase en un pestañeo, a pesar de que dura más de 2 horas.

Es genial como Tarantino utiliza perfectamente los diálogos para crear tensión o poner pequeñas perlas y notas al pie, simplemente utilizando distintos idiomas. Ejemplo de esto es una conversación entre Shoshana y Hans Landa en Frances, donde el oficial le dice: espera la crema. Seguramente, en los USA, el subtitulo de esta línea sera “Wait for the cream…” y ese “cream” me suena mas a un “scream” (grito) que es lo que seguramente quiere hacer Shoshana a ver a la cara al perpetrador de la masacre de su familia.

Inglorius Basterds” es quizás la mejor película de Tarantino (con el permiso de “Reservoid Dogs” y “Pulp Fiction”) y claramente el director esta conciente de esto. No por nada, Aldo Raine dice: “quizá esta sea mi obra maestra” al final de todo.

Una respuesta a “Inglorius Basterds: la obra maestra bastarda

  1. Creo que esta película no tiene nada que envidiar a “Reservoir Dogs” o “Pulp Fiction” ni a ninguna de las demás películas de Tarantino. Es genial en todos los sentidos. Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s