Veni, vidi, vici.

neoreviewevo2009

Termino el Evolution 2009, el evento fighting mas grande realizado en el occidente. Y a pesar de contar con grandes momentos y un destacables esfuerzo de los organizadores por incluir novedades, como las trasmisión en vivo vía streaming o tener Tekken 6: Bloodline Rebelion en su versión de consola poco mas de tres meses antes de su salida, creo que todas las palmas se las llevo el momento final: la definición del campeón del evento entre dos viejos conocidos como son Justin Wong y Daigo Umehara.

Esta rivalidad (por llamarla de alguna forma) me parece que viene en un momento más que justo para el renacer de los “fighting games” como genero en los videojuegos. Pero no es algo casual tampoco, mas aun, cuando uno de los grandes momentos del Evolution has sido el apabullante parreo de Umehara jugando con Ken, frente al Super Art de Chun Li que estaba comandada precisamente por Justin Wong (ganando el match hasta ese instante)  y luego el correspondiente castigo de Ken, dándole set, juego y partido a Daigo.

Este particular, calienta el ambiente entre estos jugadores, mas aun con el hecho de que son de naciones rivales: Wong es norteamericano (a pesar de su apellido) y Umehara, nacido y criado en Japon. A esto sumémosle lo altanero que puede llegar a ser Wong en determinados momentos. Declaraciones como “yo soy el rival a vencer en el Evo” o “tengo un personaje con el que aun no me han visto” o actitudes como el celebrar de manera “efusiva” frente a un rival derrotado son pan de cada día en la escena gringa y la rivalidad entre costa este y oeste (donde Wong domina lejos, hay que decirlo).

Pero el híper ventilado oponente parece no hacer mella frente al rostro de piedra de Umehara. Donde otros estarían con caras de rabia o miedo, Daigo mira fijamente a la pantalla, sin mover un músculo facial, pasivo casi. Y es que Daigo es un jugador ya experimentado, con familia e hijos y muchos torneos ganados a su espalda. No es ninguna duda, que la escena Japonesa es mucho más competitiva que en varias partes del mundo, llegando a rosar ciertos limites morales y de las buenas costumbres. Curtirse en esos ambientes es sin duda uno de los mejores entrenamientos, y Umehara ya los ha pasado con un destacado en cada final.

La final en si fue lejos lo mejor de Evolution. El esfuerzo de cada jugador fue loable y cada round fue ovacionado por el público. No por nada eran los finalistas. Daigo, luchando contra el mejor de EE.UU. y el público (sin mencionar los comentaristas, que por cada golpe dado por Justin  saltaban de su silla), permanecía impávido, con su temple de acero. Wong, se paraba de su asiento y pedía el apoyo de público, que le respondía por cada combinación que su personaje sorpresa Balrog ejecutaba.

Sin duda una final infartante. Un gran esfuerzo de parte de ambos jugadores. Pero al final de esos 30 minutos estresantes, solo uno pudo decir: Veni, vidi, vici. Por lo menos por este año. Para la otra sera Justin.

Una respuesta a “Veni, vidi, vici.

  1. daigo…el hombre nuevamente…frente a un gringo medio hiperventilado…que lo unico que queria era que las masas lo apayaran…

    bueno el temple del samurai pudo mas…

    hasta el otro evo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s